Rajagopal (Ekta Parishad): la fuerza del espíritu

Cuando Vinoba Bhave conoció por primera vez a Mahatma Gandhi vio en él una mezcla de la paz del Himalaya y de la revolución del Bengal. Años después diría que fue esa combinación única, encarnada en la figura de Mohandas, la que le hizo dedicar su vida entera a la revolución pacífica.

El encuentro se produjo el siete de junio de 1916, en Ahmedabad. Esta ciudad había sido el lugar elegido por Gandhi para emplazar el Ashram, un monasterio donde el activista hindú pudo asentar su espiritualidad y reposar sus ideas políticas. Fue allí precisamente donde Vinoba y Gandhi establecieron un vínculo personal y espiritual que haría al segundo nombrar a Bhave como su primer satyagrahi el 17 de septiembre de 1940.

Diez años después y con Gandhi ya fallecido, Vinoba retomó el legado iniciado por su maestro en 1930 con la Marcha de la Sal. Caminar con los pies descalzos como forma de protesta para la reforma de las leyes –una tradición que fue bautizada como Padayatra– se convirtió, gracias al discípulo de Gandhi, en una característica inherente al pueblo de la India que hoy en día mantiene su vigencia a través de la organización Ekta Parishad (La marcha de los ‘Sin Tierra’).

Los participantes de Ekta Parishad caminan hacia Delhi para protestar contra el Gobierno

Los participantes de Ekta Parishad caminan hacia Delhi para protestar contra el Gobierno

 

Su líder, Rajagopal PV, citaba a su inspirador en la tertulia previa a la entrevista que nos concedió: “Vinoba decía que tenemos que ser grandes egoístas, –recordó- en lugar de amar a nuestra familia y a nuestros amigos, amemos a todas las personas de la tierra, al mundo entero. Seamos grandes egoístas.”

Vestido con ropa gris y un chaleco algo más oscuro, lleva un reloj en la muñeca que mira constantemente para medir la longitud de su discurso. En una bolsa de tela guarda revistas y recortes que va encontrando a su paso. Ha venido a Madrid para participar en un congreso internacional contra el paro y la esclavitud infantil en el colegio Jesús Maestro de Madrid, donde nos recibe con una sonrisa.

Rajagopal es una de esas personas con la capacidad de reírse de sus propias anécdotas aunque nadie le siga. Cuando sonríe se le achinan los ojos y, pese a llevar decenas de miles de kilómetros en sus pies, su rostro inspira juventud y fortaleza, la necesaria para liderar Ekta Parishad desde 1991. Para el indio, de sonrisa perenne, la creación de esta organización fue la respuesta a muchas preguntas: “por qué las tierras estaban en las manos de algunos y otros no tenían tierra; por qué los políticos cuando eran elegidos no iban a los lugares donde había que resolver problemas…”

Normalmente el premio nobel ha sido para gente rica e importante. Por una vez los pobres podrían levantarse y caminar.

Sólo era necesario que los participantes ahorraran una rupia y un puñado de arroz al día. Las primeras marchas no fueron muy numerosas pero, en 2010, más de 100.000 personas caminaron hasta Delhi en la ‘Jan Satyagraha’: la marcha por la justicia con la que consiguieron un programa de 10 puntos firmado por el gobierno indio para la reforma de la propiedad de las tierras en el país.

“Queremos purificar la política de India, y llevar el poder al pueblo. La próxima marcha va a ser internacional para que las organizaciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial se comporten de otra forma. Ahora sólo crean más pobreza.”

Rajagopal

Rajagopal en un momento de la entrevista

La no violencia es un modo de vida, tiene que estar presente en tu forma de hablar y de pensar, tiene que estar en tu forma de actuar.

Ekta Parishad ha sido nominada al Premio Nobel de la Paz 2014 por su contribución a la mejora de la situación económica de las clases pobres de la India. Rajagopal tiene claro que si se alzan con el galardón, el premio ganará por fin la credibilidad que le restaron premiados como Roosvelt, la Unión Europea o el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. “Normalmente el premio nobel ha sido para gente rica e importante. Por una vez los pobres podrían levantarse y caminar. El premio ganaría la credibilidad que ahora no tiene.” explica agradecido.

Se expresa con solemnidad, consciente de que sus palabras las respaldan los millones de kilómetros que suman todos los pies que forman Ekta Parishad, y cuando le preguntamos por la no violencia entorna los ojos y levanta la barbilla como buscando inspiración. “La no-violencia no es sólo una forma de protestar”, explica, “la no violencia es un modo de vida, tiene que estar presente en tu forma de hablar y de pensar, tiene que estar en tu forma de actuar”.

Acabamos nuestras preguntas y se sorprende de lo rápido que ha pasado el tiempo durante la conversación al volver a mirar su reloj de muñeca. Nos estrecha la mano con fuerza y se despide con la misma sonrisa que ha convencido a más de 100.000 personas en su lucha por los pobres de la India, y del mundo.

Escucha aquí el reportaje de radio con la entrevista a Rajagopal:http://www.ivoox.com/rajabopal-ekta-parishad-si-premio-nobel_md_3097025_1.mp3″ Ir a descargar

Rajagopal durante un mitin ante miles de participantes de Ekta Parishad

Rajagopal durante un mitin ante miles de participantes de Ekta Parishad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s